img_2865
Foto Maria Alzamora

/Like a rolling stone/

Hace unos cuantos meses leí un magnífico texto de Juan José Millás en El País Semanal. Debajo de una foto de Philip Roth, afirma que el Nobel de Literatura premia a quienes lo obtienen tanto como a los que no lo consiguen. El Nobel Inverso, como llama al otro nobel, es de un prestigio enorme: Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Virginia Woolf, Graham Greene, y también Juan Rulfo. León Tolstói, Kafka, Joyce e Italo Calvino.

Termina con estas palabras: “Significa que para que Bob Dylan recibiera este año el Nobel de Literatura, era absolutamente preciso que no lo recibiera Roth. Lo curioso es que si lo hubiera recibido Roth, Dylan no habría recibido el inverso”.

Es una forma elegante de decir que está de acuerdo con los que sostienen que la academia sueca no debería haber concedido el premio de literatura a un cantante.

A mí, personalmente, no me gustan nada los límites profesionales (tampoco me gustan los premios; en todo caso prefiero estar en la lista B). La palabra, recitada, rimada o cantada, es sólo eso: palabra.

“Dónde acaba la imagen empieza la filosofía”, le dice Narciso a Goldmundo. ¿Dónde está la línea divisoria? Yo creo que cuanto más imprecisa sea mejor…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s