retrato-alfonso-alzamora-enviar-copia
Foto Maria Alzamora (detalle)

1 – En el otoño de 2008 había en la Tate Modern una performance espectacular: unos chicos y chicas corrían como posesos una interminable carrera de relevos por un circuito trazado en su interior. Mi madre a estas cosas las llamaba “ocurrencias”.

2 – En el estudio intento ser coherente con mi manera de ver las cosas. El problema empieza cuando salgo de él. Cuando le pongo precio a lo que he estado haciendo. En este momento no hay verdad filosófica que valga. Entonces me siento mal.

3 – Me muevo entre el deseo de triunfar y la misantropía. El éxito para poder rechazarlo (por increíble que parezca tengo este sentimiento), y la misantropía para encontrar algo de verdad en lo que hago.

4 – Cuando digo que soy un perdedor no es pura retórica, lo asumo con todas las consecuencias. Individualmente miro la vida con cierto optimismo, al menos con deportividad, pero colectivamente soy un pesimista absoluto. El mundo va mal. Como diría Goytisolo (no recuerdo cuál de ellos, creo que Juan): “Vamos a menos”. No importa de lo que hablara el artículo, el título vale. Creo que el mero hecho de la existencia ya es una derrota, de una batalla librada no sé dónde, antes de nacer.

5 – Imagino que después de algunos logros (porque a pesar de todo tengo un cierto reconocimiento) abandonar este camino para dedicarme a la práctica del ajedrez, como hizo Duchamp, sería extraordinario, daría sentido a mi vida. Me convertiría por fin en estatua de sal, como mi amiga, la mujer de Lot.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s