pere-casanovas

/”Pere en Sant Pol”, de Dosmildiez/

Pere Casanovas expone actualmente en el Museu de Pintura de Sant Pol, una institución admirable, como suelen ser este tipo de centros culturales de poblaciones pequeñas cuando están bien gestionados. La selección de obras es muy buena: esculturas de pequeño formato realizadas entre 1975 y 2002. La obra de Pere que está semioculta en piezas firmadas por otros es muy extensa, pero la que lleva su firma es muy limitada.

Neus Borrell, hija de Perejaume, de dieciocho años, y su amiga Núria Navarro, cinco o seis años mayor, prepararon una acción. Pusieron arena de la playa en el centro de un rectángulo flanqueado por las esculturas, encaramadas en sus respectivas peanas, y lo iluminaron con velas pequeñas. En el pequeño espacio que había entre las peanas y la pared circundante estaba el público, muy cerca de las oficiantes.

El espectáculo consistía en un recitado acompañado de música. Mientras la mayor hablaba (es actriz: declamaba) la otra cantaba, es difícil explicar qué, era solo música, sonidos líricos, atávicos, me parecieron tan antiguos que en algún momento creí oír el canto de las sirenas que tentaron a Ulises hace unos cuantos miles de años. Neus tiene una voz bellísima y quería cantar a las esculturas. El momento más emocionante, quizás, fue cuando metió la cabeza en una obra esférica y jugó con el eco de su voz. También tocaron, acariciaron y arrancaron sonidos al metal. Me di cuenta entonces que las esculturas son instrumentos musicales. Jugando con palos de madera y fieltros crearon sonidos diferentes y la arena fregada sobre el acero cortén emitía un susurro. Y el arco de un violín sobre el canto vivo de una de las obras sonaba con una nota aguda limpia, casi tanto como la acerada precisión de las esculturas de Pere. Aprendí eso: que el metal contiene música.

Entendí por qué la pieza de hormigón que tengo en el patio del estudio no me enamora. Es átona.

Fue asombroso. Nunca había visto interactuar de esta manera en una exposición.

La cultura, una vez más, estaba en la periferia, lejos de la Tate Modern.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s