74 el libro de Jos
Foto Maria Alzamora

/ “El libro de Jos”, de Entre Creta y Sausalito /

El libro de Jos (Jos era yo, claro) pasó de mano en mano durante un tiempo, hasta que por fin me di cuenta de que era muy malo. Hoy me asombra mi insolencia, aquella inaudita arrogancia con la que afronté alegremente un reto formidable para el que no estaba en absoluto preparado. Fui capaz de describir una puesta de sol con espectaculares explosiones de luz y degradaciones cromáticas tan exageradas que provocaron que una buena amiga anotara al margen del manuscrito un sucinto “¡Por Dios!” que nunca le agradeceré bastante. También abordé temerariamente complejas descripciones de mi estudio de entonces, con el humo de un cigarrillo invadiendo abruptamente áreas de potente luminosidad al filo del mediodía. Y melancólicos paseos por la playa, con los pies desnudos levemente amoratados por el frío. Densos nubarrones se acercan a la costa desde un horizonte teñido de violeta oscuro y marengo casi negro, con algunas estrías algo más claras de reflejos verdosos apenas perceptibles; el mar encrespado, inquieto, y un fuerte viento del norte bastante fresco. Apenas ha comenzado la tarde y sin embargo la luz es mínima, y continúa disminuyendo lentamente entre todas las gamas de grises del mundo, la mayor parte matizadas en azul.

No me sorprende que, después de escribir esas cosas, durmiera tan bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s