David

Durante siglos, Europa había vivido sometida al poder eclesiástico, y para paliarlo vino la Ilustración, con la bienaventurada promesa de liberar al mundo de todas las supersticiones y yugos sociales del pasado. Entonces, los vientos de la historia soplaron hacia esta meta dorada. Pero esto tuvo un precio: la realidad se tornó fría, fáctica, literal; y, poco a poco, el mundo fue haciéndose cada vez más pragmático, feo y deshumanizado. Contra esa áspera sequedad del espíritu implantada por la Revolución Industrial, se rebelaron los surrealistas, capitaneados por Breton, con el impetuoso afán de buscar en la otredad la belleza y verdad de la vida, por la sencilla razón de que una realidad desprovista de poesía resulta insoportable.

Libros, Secretos / Jacobo Siruela / Ed. Atalanta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s