desnudo maria
dibujo de Maria Alzamora

Llegamos de York a tiempo para ir a dibujar. Estábamos cansados, ser turista es un ejercicio agotador. Estar de pie sin caminar es mucho más cansado que andar sin parar, no importa cuan larga sea la distancia recorrida. Prefiero hacer el Camino de Santiago que una visita guiada al Louvre. Pero hablábamos de Yorkshire. Los campos de colza a principios de abril están en su máximo esplendor y nos alegraron el camino, así como los imponentes árboles y los extensos prados verdes; y los animales, especialmente las ovejas, había muchas, me parece que es época de cría. El paisaje urbano es muy predecible, pero tiene encanto. Estamos en el País de las Casas Pareadas. Parece como si no supieran hacer piezas únicas, aunque las raíces del invento se remontan al Imperio, cuando Inglaterra era una potencia industrial de primer nivel y necesitaban ubicar a sus obreros más cualificados.

York es un parque temático, bonito y bien conservado.

En la Central Bus Station de Leeds nos separamos del grupo y Maria y yo nos dirigimos al campus de la Universidad. Entramos en uno de sus edificios, el más antiguo, creo, cruzándonos con algunos estudiantes de la edad de Maria y algún que otro profesor, más bien de la mía (en realidad yo podría ser perfectamente el decano). Había poca gente a esta hora, las seis y media de la tarde. En el aula 22 de la planta baja se reúne cada miércoles a esta hora un grupo de jóvenes para dibujar desnudo del natural. Long time ago se había creado una society a tal efecto, cuya junta de gobierno se renueva cada año. Precisamente este día tocaba escoger a los próximos gestores, pues el curso se acababa y sólo quedaba una sesión, aparte de ésta.

Los miembros de la society pagan dos pounds por sesión, los invitados, tres. A los modelos se les paga veinticinco por dos horas posando.

Aunque la breve asamblea previa no tenía nada que ver con nosotros fue interesante ver su desarrollo. El que parecía el presidente saliente era un joven alto y muy apuesto. Hablaba pausadamente, con un agradable tono de voz, grave; parecía muy seguro de sí mismo. Lo tenía todo: físico y actitud, en unos pocos años podrá liderar la nación o recibir un Óscar en Los Ángeles por su trabajo en una película inglesa de bajo presupuesto y alto nivel cultural. La mayor parte del tiempo cedió la palabra a una chica, también muy atractiva, que moderó la discusión con eficacia y simpatía. Parecían formar un buen equipo; si ellos habían dirigido la society aquel año seguro que lo habían hecho bien.

Sólo había una candidatura para el relevo, liderada por una estudiante de Psicología, apoyada por una compañera que estaba sentada a su lado. Se presentó, supongo que explicó por qué quería presidir la junta gestora el año próximo (mi inglés es insuficiente para seguir un debate como éste) y, de salir elegida, pedía gente que la ayudara en su nueva responsabilidad. Dos chicas que estaban a nuestra derecha levantaron la mano, ofreciéndose; estudiaban medicina, o enfermería, no lo entendí bien. En este momento entraron otras tres jóvenes (había al menos cinco o seis chicas por cada chico) con una rubia de pelo largo y lacio al frente; una chica potente, como suelen serlo las inglesas rubias, altas, con el pelo liso y bien proporcionadas. Se sentaron cerca de la puerta. La speaker les puso rápidamente al corriente y entre risas todos aprobaron la nueva dirección.

Una agradable lección de democracia británica.

Sin más dilación empezamos la sesión. En una mesa junto a la entrada había material a disposición del que se lo hubiera dejado en casa, como era nuestro caso, y pudimos coger un bloc cada uno y lápices, en el caso de María, y carboncillo, en el mío, además de gomas de borrar. Y un pañuelo de papel, imprescindible para el carboncillo.

Me defendí mejor de lo que esperaba; excepto una corta sesión que compartí con mi padre poco antes de que muriera (a él le encantaba dibujar desnudo), hacía al menos cuarenta años que no practicaba el dibujo de desnudo del natural. En la segunda hora las poses eran de veinte minutos (las de antes eran mucho más cortas) y me dio tiempo a descansar de vez en cuando y mirar alrededor mío; a la modelo, a los estudiantes y a Maria, que se subió encima de una mesa para tener una perspectiva mejor. Me admira su decisión y su falta de complejos en estas situaciones, sabe concentrarse en el objetivo y hace lo que sea para estar en la mejor disposición para conseguir hacer bien su trabajo. Como fotógrafa está acostumbrada a dominar el espacio en el que actúa. Si lo considera necesario se sube por las paredes, se arrastra por el suelo o se sube a una lámpara de techo para conseguir el encuadre que busca, sabiendo que de este instante lo único que quedará para la posteridad es lo que ella está inmortalizando.

Dibujando nos olvidamos de que estábamos en Leeds, una ciudad del norte de Inglaterra, no lejos de Escocia, de Shefield y del Yorkshire Sculpture Park, en su famosa universidad, cerca de un barrio llamado Headingly, donde hay un hotel encantador llamado Haley’s, rodeados de jóvenes que comparten una afición, cada uno de ellos desde un lugar y una óptica diferentes. Yo olvidé mi edad (no era fácil, en aquel entorno) y Maria que estos meses está viviendo una experiencia que será, sin duda, un punto de inflexión en su vida, recién descubierta la independencia, la distancia y la extranjería. Ser tan sólo una sonrisa y un nombre mal pronunciado puede crear una especie de adicción en según qué tipo de personas (yo las llamo indómitas), y Maria es una de ellas. Pero en este momento estaba muy concentrada en el arco que formaba el perfil del torso de la modelo -ahí donde el pecho dibuja delicadamente su contorno- con el brazo extendido y el muslo, donde descansaba la mano, formando un triángulo muy sugerente. No se daba cuenta, pero estaba dibujando precisamente los límites del vacío, no los del cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s