142 Geneviève Vix

Geneviève Vix fue una famosa soprano francesa que triunfó en Europa y América en la primera mitad del siglo XX.

Esta foto está dedicada a “Henriette Albéniz de Alzamora” en 1921, el año en el que se casó en segundas nupcias con Kirill Vasil’evich Naryshkin, hijo de Vasilii L’vovich Naryshkin y la princesa Fevronia Pavlovna Jambakurian-Orbeliani. Pocas bromas.

Diez años antes, fue muy comentada su íntima amistad con el rey Alfonso XIII.

Los artistas pintamos y esculpimos las facciones de los príncipes y los poetas narramos sus hazañas, mientras ellos están muy ocupados tratando de conquistar estrellas del espectáculo y vencer complejos inconfesables a base de amasar fortunas y acumular poder. Miguel Ángel esculpió la Pietà a los veinticinco años y, a pesar de la calidad de su obra, tuvo problemas económicos toda su vida, por lo que necesitó adular a Julio II – el hombre más poderoso de su tiempo -, que hoy sería un perfecto desconocido sin la decisiva intervención del pequeño y fibroso romano en su pontificado.

¿Quién habría oído hablar de Inocencio X sino fuera por el maravilloso retrato de Velázquez? El pintor sevillano se casó con la hija de Francisco Pacheco, su maestro, y como le gustaba vivir bien fue aposentador real y, en segundo término, pintor; pero fue este cortesano el que inmortalizó a los que le daban de comer.

No sé quién dijo que la anécdota es la Historia; por esta razón los poetas son los mejores cronistas. Los más fiables.

Detrás de los retablos medievales y las estatuas ecuestres hay un artista que se expresa, mientras que lo representado es, en el mejor de los casos, una mentira piadosa. Alejandro Magno era un joven sanguinario con un transtorno bipolar grave sin un diagnóstico claro, Robin Hood no está probado que robara a los ricos para dárselo a los pobres (en cambio, sí está comprobado que el capitalismo salvaje, hoy mal llamado liberalismo, consiste básicamente en robar a los pobres para dárselo a los ricos) y Franklin D. Roosevelt fue un hombre atormentado por la polio (que ocultaba); nosotros los hacemos grandes, los inventamos, incluso Dios es una criatura de barro que moldeamos con nuestras manos y no al revés, como han querido hacernos creer (“El hombre ha inventado a Dios única y exclusivamente por miedo a la muerte”, le escribió Isaac Albéniz a Francis Money-Coutts, en una carta fechada en 1901).

Es una manera de hablar, naturalmente, pero creo firmemente que somos los débiles los que hacemos grandes a los poderosos.

David Miró me escribió un texto en 1990 para un catálogo que encabezó con esta cita de su abuelo, Joan Miró:

Les artistes sont les vrais aristocrates du monde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s