0Z7A2591-2

Hace muchos años viví en una casa en la ladera de una montaña desde la que muchos días, por la mañana, muy temprano, se veía el pueblo en el fondo del valle cubierto de niebla. En fin, el pueblo no se veía, pero sabías que estaba allí. A veces el campanario despuntaba envuelto en un mar de nubes y el perfil de la campana centelleaba por efecto del sol.

Vivía en lo alto de la colina tratando de encontrar la paz y la medida de todas las cosas, mientras en el fondo del valle vivían los hombres, no siempre en buena armonía.

Desde que bajé de la montaña me muevo entre la misantropía y la ambición. Por mucho esfuerzo que haga en cualquiera de los dos sentidos hay otra fuerza igual, pero de sentido contrario, que la neutraliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s