013 Menina Damero (copia)
Menina Damero, 2007

Buena parte de mi obra plástica gira en torno al cuadrado (y al círculo, que lo contiene o está contenido en él). La abstracción geométrica y el minimalismo están en el principio de los tiempos, cuando empecé a hacerme preguntas en un espacio bidimensional, y nunca han dejado de estar presentes. Para Ramon Llull el cuadrado, el círculo y el triángulo (el cubo, la esfera y la pirámide) simbolizan verdades esenciales, quizás esto explique la atracción que ejerce sobre mí el sabio mallorquín. Su monoteísmo casa bien con mi visión unitaria de las cosas. Mis héroes anónimos son redondos, cuadrados por tanto, siempre con la misma cara y los mismo ojos; las sillas, en plural, no son tales, solo hay una: siempre la misma, nunca he dibujado otra, con un trasfondo geométrico que es lo único que en realidad importa; la menina también es siempre la misma y también es cuadrada: es la única figura antropomórfica que conozco que mide lo mismo de alto que de ancho; y los dameros son cuadrados sacados de otro gran cuadrado: el tablero de ajedrez, que suelo identificar simbólicamente con el terreno de juego donde el hombre mide su inteligencia y se convierte en ser racional.

En catalán es frecuente utilizar el término “cap quadrat” (cabeza cuadrada) para definir a personalidades obstinadas y poco flexibles. Espero que no sea mi caso, pero visto desde fuera, con la perspectiva de cuarenta años, esta fidelidad a una figura geométrica es de una coherencia estremecedora. Quizás debería hacérmelo mirar. Con la menina juego a ser Dios. Repito una y otra vez vestido, peinado, corte central de la doble falda, mano derecha con el gesto de agarrar un pañuelo que no está y mano izquierda abierta, casi siempre ausente o con una leve insinuación en forma de un trazo espontáneo que no se sabe muy bien qué es. La intención es siempre la misma y, sin embargo, todas son diferentes: altas, macizas, esbeltas, coquetas, altivas, felices, soberbias o contrariadas, cada una tiene su propia personalidad, como cualquier criatura humana, a pesar de haber sido creadas todas bajo el mismo patrón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s