menina de madera reciclada 2008 i

En realidad, ¿se puede enseñar a escribir a alguien? Brendan Behan (1923-1964), quien se autodefinió como “un bebedor que tiene problemas con la escritura”, recibió la invitación de una prestigiosa universidad estadounidense para dar una charla vespertina sobre su oficio. La fama de bebedor y agitador de Behan hizo que el auditorio se llenara hasta la bandera: los estudiantes se arremolinaban al fondo de la sala, aguardaban sentados en los pasillos… pero llegaba la hora y no había ni rastro de aquel prohombre. Pasaba el tiempo y la tarima seguía vacía. Unos cuarenta y cinco minutos más tarde, un Behan más desaliñado que de costumbre irrumpió en la sala dando un traspié y la audiencia esperó, expectante, curiosa y alarmada a partes iguales.

“Buenas tardes -canturreó-. A ver, que levanten la mano los que quieran ser escritores.” Casi todo el mundo la levantó. Behan contempló aquel bosque de brazos con desagrado. “Bueno -añadió-, entonces volved a casa y poneos a escribir de una puta vez”, y dicho lo cual, abandonó el escenario.

                                                                        Richard Cohen / Cómo piensan los escritores

Eduardo Chillida decía más o menos lo mismo de una manera mucho más elegante y reposada: “En arte todo se puede aprender, y nada o casi nada, se puede enseñar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s