Estudio sobre el poder temporal II 1995
Estudio sobre el poder temporal II, 1985

Esta pintura es una de las dos versiones que hice sobre el Inocencio X de Velázquez y sobre los estudios que pintó Bacon en el siglo XX inspirado en esta obra maestra. Velázquez no se ganaba la vida con la pintura; su principal fuente de ingresos era su cargo de aposentador real (algo parecido a un decorador). Cuando viajó a Italia y pintó su inocencio, lo hizo comisionado para comprar obras para la colección de la casa del Rey y, de paso, pintó al Papa. Simplifico mucho, es verdad, pero por ahí anda la cosa. Con esa anécdota trato de explicar por qué los pintores. músicos, escritores y demás gente de mal vivir recurren a otros empleos para ganarse la vida. Rubens era diplomático, Lawrence Durrel funcionario del Foreign Office, destacado en Alejandría, donde escribió, de paso, su célebre Cuarteto y Alicia de Larrocha impartió toda su vida clases magistrales, como hacen la mayoría de artistas plásticos que conozco. No sé si son magistrales, pero dan clases. Vermeer dejó deudas al morir y Mozart y Rembrandt fueron enterrados en fosas comunes, porque no pudieron pagarse sus entierros, mientras que Joan Brossa, en su plenitud creativa, tuvo que recurrir a una pensión de la ciudad de Barcelona (¿o era de la Generalitat?) porque no llegaba a fin de mes. Pero somos autónomos, pagamos trescientos euros al mes para poder trabajar, vendamos o no; no tenemos sueldo fijo -fuera de las clases- y las instalaciones donde trabajamos las pagamos nosotros: alquiler, agua, electricidad, teléfono y calefacción, por no hablar del material, que suele ser carísimo, porque se considera un lujo (!). Ninguna sociedad mercantil o institución pública lo hace por nosotros. Y, si queremos seguir creciendo, porque nos apasiona lo que hacemos, tenemos que mantener abierto un departamento de I+D, donde va a parar la mayor parte de lo que ganamos y de donde raramente salen beneficios directos. Quiero decir que muchas de las obras allí fraguadas no llegan al mercado, o éste no las valora, porque no son propiamente mercancía. Sin embargo, sin ellas, no avanzaríamos. Quizás por todo ello la característica más notable de los artistas sea la inconsciencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s