AlzamoraExpo3

Después de mucho pelear conseguí que L’escala de l’enteniment, la exposición dedicada a Ramon Llull que inauguré en Barcelona en 2016, con motivo del séptimo centenario de su muerte, viajara a algunos lugares del itinerario Llull: Mallorca, Barcelona, Girona, Perpignan, Montepellier y París. Podríamos incluir Roma y Túnez, y otra vez Mallorca, para cerrar su círculo vital. A partir de ahí ha habido otras propuestas, menos literales, como la que me llegó de la Universidad de Freiburg, en Alemania, donde está la única cátedra dedicada exclusivamente al estudio de la obra del “doctor iluminado”. Y, mientras preparo otra escala en el Yorkshire Sculpture Park, en el norte de Inglaterra -territorio Henry Moore-, The Stairway of knowledge recala estos días en el Brooklyn Museum de Nueva York. Han sido más de diez años de itinerancia, hasta ahora, en los que la exposición no ha hecho más que crecer, gracias a los comisarios y al feedback del público, que siempre acaba entrando en el juego y aporta sus puntos de vista. La idea, desde el primer momento, es ofrecer una introducción plástica a la obra de Llull, que está entre los imprescindibles del pensamiento europeo de todos los tiempos, y hacerlo accesible, superando la barrera de un lenguaje del siglo XIII que parece más críptico de lo que es en realidad, porque Llull siempre quiso ser comprendido.

Ayer estaba contemplando el montaje con el comisario y el director de la institución, pocas horas antes de la inauguración, cuando entró en la sala donde estábamos una mujer alta, rubia, vestida de manera informal, con esa elegancia natural que tienen algunos neoyorquinos, que sale de dentro, no importa la ropa que lleven. El Brooklyn Museum tiene un bonito detalle con sus patrocinadores: les permite entrar durante los montajes, como si fueran personal de la casa. El director me susurró al oído: “Es Siri Hustvedt, la escritora”. Me quedé mudo, observándola. He leído varias obras suyas, algunas sobre pintura, una de sus pasiones. Ella estaba frente al “Árbol de la ciencia”, un mural de cerca de ocho metros inspirado en una de las obras más conocidas de Llull. Estaba absorta. Se alejó, se acercó, hasta casi tocarlo, volvió a alejarse y estuvo un buen rato a media distancia. Volvió a acercarse y a alejarse, esta vez en diagonal, para ver la caligrafía que recorre toda la obra. De frente se adivina, sobre todo si lo sabes, si no es así sólo ves textura; de lado, a contraluz, se ve con facilidad y añade la palabra escrita al relato. Simboliza la transmisión del conocimiento.

El comisario, el director y yo respetamos su silencio contemplativo, que a mí me pareció magnífico. Transcurrido un cierto tiempo, más largo de lo que esperaba, la escritora se acercó a nosotros, extendiéndole la mano al director, a quien conoce bien. Lucía una amplia sonrisa y me pareció que tenía los ojos brillantes, como si acabara de llorar. Seguramente era un efecto de las lentillas. Nos presentamos. Me abrazó, ante la sorpresa general, en este país los abrazos entre desconocidos no son frecuentes. Yo sólo atiné a decir: “Thank you, thank you, thank you”. Luego me explicó lo que había sentido. Es extraordinario escuchar la versión de una persona sensible sobre una obra que has hecho tú, pero que ella a lo mejor ha comprendido mejor. Es como cuando le vendí un torso de menina a Gérard Depardieu y él vio en aquellas pinceladas expresionistas un Cyrano.

Apareció en la escena otro personaje, un poco excéntrico. En aquella sala se estaba representando una obra fascinante. Es lo que tiene la cultura: a veces pasan cosas. Vestía con afectación, sin duda pertenecía a otra tribu: la de Tom Wolfe. También se quedó mirando un buen rato el mural, el rojo del fondo tiene un efecto hipnótico. Se giró y nos miró. Sonrió. Saludó al director y a la escritora y nos señaló al comisario y a mí, al tiempo que alargaba la mano para estrechar la nuestra. “¿De quién es el cuadro?”. “De ella”, contesté, sin titubear, señalando a Siri Hustvedt.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s