encuentro nocturno 1988
Encuentro nocturno, 1988

Parábolas, metáforas, invenciones, mentiras más o menos descaradas, sublimaciones, manipulaciones históricas, interpretaciones interesadas, poéticas evocaciones, libelos, fábulas y cuentos son recursos literarios que utiliza el escritor para escribir su autobiografía. Yo viví esta experiencia singular con El libro de Jos, repartido en cada uno de sus personajes. Lo que intentaba transmitir en aquella primera versión todavía lo ignoro. Me conformaba con describir, con la esperanza de que este ejercicio literario acabara por resultar de alguna manera revelador. Jos me permitía participar en la historia, eso era fundamental. Me había reservado para la ocasión un papel relevante, bajo una luz tenue, algo vacilante y demasiado favorecedora, como la de algunos ascensores que maquillan hábilmente la imagen reflejada en el espejo. Una iluminación adecuada hace milagros con la autoestima. Pero Jos también me iba mostrando mis sueños más preciados y acababa desenmascarando todas y cada una de mis carencias. Supongo que de esto se trataba, en realidad, porque aquel libro era muy malo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s