DSCF0209
Silla, 2014

La relación de los artistas plásticos con sus galeristas y marchantes es idéntica a la de los escritores con sus editores y agentes literarios. Nos ha reunido una pasión: el arte, nos separa una profesión: el Arte.

Hannah Arendt comparaba la política con una mesa: un lugar que nos reúne y, al mismo tiempo, nos separa. Cuando el arte o la política se profesionaliza aquella pasión inicial se desborda en una frenética carrera en pos del éxito, cada vez más lejos del estudio, silencioso y solemne como un templo, y la mesa de trabajo, con una flor fresca junto al teclado y un camino cerca por el que pasear y pensar en temas elevados. He conocido a buenos escritores a los que sus editores presionan para que nunca dejen de ser ellos mismos y para publicar regularmente, como si las nueve musas tuvieran horario comercial, y he visto artistas perderse de vista y a galeristas que han abandonado poco a poco su afición para convertirse en buenos profesionales, especializándose en arte emergente, arte contemporáneo, videoarte, minimalismo, arte conceptual o en pintura catalana, momento en el que deciden ignorar de una vez y para siempre todo lo demás. De la profesionalización pasan a la especialización y de esta a la ignorancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s