0Z7A0116
Todos los héroes son anónimos, 1995

París, II Guerra Mundial: un grupo de oficiales alemanes visitan el estudio de Picasso. Se las dan de intelectuales. Uno de ellos, curioseando, da con un fajo de papeles con estudios sobre el Guernica. No puede contenerse: “¿Cómo ha sido usted capaz de hacer eso?”. “Esto no lo he hecho yo” -dicen que respondió el artista malagueño-, “esto lo han hecho ustedes”.

El poder le debe más al silencio de sus opositores que a la calidad de sus arengas, que suelen ser intelectualmente muy limitadas, con la dosis de brutalidad necesaria para infundir miedo, ya que no es capaz de inspirar respeto. No conoce la piedad, aplasta la disidencia y una vez está en el suelo le exige silencio para no romper la armonía del pensamiento único que trata de imponer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s