Sherpa Ciudad de los Muchachos

Detrás de la foto pone sólo mi nombre y “Ciudad de los Muchachos”. Ni fecha, ni el nombre de la competición, nada más. Debe de ser de principios de la década de los 70 y aquel Trial discurría por caminos y senderos que llegaban desde el lugar que lleva el nombre de Ciudad de los Muchachos, en Collserola, donde estaba la salida y llegada, hasta Sant Feliu de Codinas. Los moteros tenemos una memoria prodigiosa para estas cosas. Yo, que en la vida civil tengo la memoria justa para pasar el día, como dijo en cierta ocasión la actriz Candela Peña en una entrevista, recuerdo partes del recorrido como si la carrera se hubiera disputado hace unos días. Esta zona, por ejemplo: después de este giro a la izquierda venía uno hacia la derecha, más suave, pero muy empinado, cuesta arriba, lo que unido a lo resbaladizo del terreno hacía temer lo peor. De ahí mi cara de preocupación. Entre nosotros, estaba aterrorizado; cerré los ojos (es una manera de hablar) abrí gas a tope y me encontré milagrosamente en lo alto del desnivel, ileso.

Cuarenta años más tarde encuentro la foto en un rincón de mi estudio, de mi memoria, y recuerdo con precisión quirúrgica aquel momento, justo antes de jugarme el físico, que entonces me acompañaba con generosidad. Me intrigó lo de Ciudad de los Muchachos. Es un nombre cuanto menos curioso. Leo en internet que La Ciudad de los Muchachos era un orfanato que acogía a chicos -no chicas- huérfanos o en riesgo de exclusión social, como se dice ahora, fundado en 1951, en pleno franquismo, siguiendo el modelo creado por el padre Flanagan en Omaha, Nebraska, en 1917. Spencer Tracy interpretó al padre Flanagan en el cine, y yo preocupado por si el neumático trasero tendría agarre en el momento de abrir gas. Según los testimonios de antiguos residentes, lo que tenía que ser un paraíso de inclusión social se convirtió en una pesadilla de malos tratos, abusos y disciplina militar nacional-católica, cuatro palabras que, juntas, dan más miedo que cualquier repecho embarrado.

Me ha impresionado leer mi nombre y, al lado, Ciudad de los Muchachos. Otra vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s