L´escala de l´enteniment, dedicada a Ramon Llull

Este texto es una continuación del anterior, que era, a su vez, una continuación del que le precedió, y así hasta el principio de los tiempos, cuando la pintura me escogió y me apartó del hippismo, que había abrazado con convicción, a finales de los años setenta. Me resistí bastante, pero acabé aceptando que sabía pintar y proyectar esculturas, y me puse manos a la obra. Pero antes hice un pacto conmigo mismo: me mantendría contra viento y marea en la intemporalidad, en oposición a la contemporaneidad, aunque me perjudicara. En la adolescencia mi madre me acusaba frecuentemente de tener demasiado “espíritu de contradicción”, cuando quería convencerme de que acatara las reglas del juego, pero estábamos en pleno franquismo y yo acababa de leer On the road, y tenía grabada en el cerebro la frase donde Moriarty dice que “de los griegos para acá todo ha sido mal formulado”. Adoro el recuerdo de mi madre, pero me creí más a Kerouac. Añadí a la ecuación la posibilidad de abandonar mi trabajo en cualquier momento, para relativizar su importancia, sin quitarle trascendencia, que es inherente al trabajo creativo. El caso de Rimbaud es paradigmático, el pozo se secó muy pronto y se dedicó a otras cosas, pero su obra poética sigue ahí, intacta.

Hace un par de semanas aparecieron dos noticias en los dos medios de comunicación escrita más importantes del país que me parecieron relevantes. Miquel Barceló y el trabajo efímero que realizó hace cuatro años en la Biblioteca Nacional de París, dedicado a Ramon Llull, con motivo del séptimo centenario de su muerte, mereció un extenso reportaje en El País Semanal, firmado por Jesús Ruiz Mantilla, y a Yayoi Kusama el Magazine de La Vanguardia le dedicó la portada y dos dobles páginas interiores, con un texto de Teresa Sesé. Barceló es un genio y conviene recordarlo de vez en cuando, no sea que se nos olvide, y Kusama es una estrella del rock&roll, como Basquiat. Una vez más, se habla mucho del autor y poco de su trabajo. Sesé describe con detalle la peripecia vital, emocional y sobre todo psicológica de la artista japonesa, amiga de Yoko Ono, y todo lo demás -la obra- es secundario.

¿De verdad no hay nada más de lo que hablar? ¿No pasa nada, en el mundo artístico? ¿Nadie está exponiendo o haciendo algo que valga realmente la pena? ¿No hay ninguna voz que se atreva a cuestionar la calidad de Barceló, aunque sólo sea por el placer de disentir, y decir que la obra de Kusama y de Jeff Koons es de un kitch insoportable? El debate está cerrado, y ni siquiera ha comenzado.

Aquel mismo día -era domingo y llovía-, vi un episodio de una mini serie documental de Martin Scorsese y Fran Lebowitz en Netflix. En un momento dado, Lebowitz comenta que ya se sabe que en las artes visuales los excesos son la norma, refiriéndose sobre todo a la falta de criterio que asola el panorama artístico contemporáneo. Lo que me llamó la atención es lo de “todo el mundo sabe que”. Estamos hablando de humor inteligente. Esas dos palabras, juntas, son sinónimo de lucidez. La respuesta de Scorsese es brillante: un plano de Christie´s, una de las casas de subastas más importantes del mundo, y un Picasso, una de esas pinturas que hacía compulsivamente, muy reconocible, de buen tamaño, y un director de escena esgrimiendo un mazo en lugar de una batuta. La algarabía propia de una sala de subastas, con el aforo lleno y unos cuantos dealers en un lado, de pie, teléfono en mano, como agentes de bolsa; el silencio repentino cuando el Picasso sube al estrado, las pujas, la satisfacción del director cuando llega a una cierta suma, supongo que han hablado previamente de esa línea roja, los murmullos excitados de la concurrencia cuando se alcanza el millón de dólares y, por fin, el remate, el sonido del martillo golpeando el sobre de madera noble del atril y el aplauso final, atronador. Acogieron la obra en un silencio solemne y ovacionaron el dinero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s