Mañana me vacuno, por fin. Durante el primer confinamiento, cuando la naturaleza se reía de nosotros y los pájaros habitaban las ciudades, y los jardines, descuidados, eran más bellos que nunca, acuñé esta frase: “Es como si estuviera leyendo un libro al que le falta una página, precisamente la que tiene el dato que me falta para comprender lo que está pasando”. Los últimos capítulos de este diario tratan precisamente de esto: de la prevalencia de la forma sobre el fondo. Incluso de la ausencia total de fondo. Nadie profundiza, nadie pregunta, nadie indaga, nadie se interesa por el origen, nadie quiere saber algo que los demás ignoran. ¿Hablo de la pandemia o de la vida? ¿Es un sentimiento público o privado? Hace muchos años, en una entrevista, me hicieron la típica pregunta de qué pondría en mi epitafio, dije: “No he entendido nada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s