“Es meditativo”, dijo la modelo al cabo de sólo dos o tres minutos de silencio. Era la primera vez que posaba desnuda. Una sesión de dibujo de desnudo al natural es una cura de humildad, pocos artistas contemporáneos se prestan a la experiencia. Si dibujas un árbol y una rama te queda un poco más abajo de lo que muestra la realidad, no pasa nada, pero si el hombro o el perfil de la cadera no se corresponde con el lugar exacto que ocupa en la arquitectura del cuerpo humano, todo se desmorona. Yo estaba nervioso porque en los últimos cuarenta años he dibujado desnudo sólo tres o cuatro veces, porque las sesiones en el Real Círculo Artístico de Barcelona, que fueron muy numerosas, se remontan a los años sesenta y porque tenía la cabeza lejos, ocupada en mil problemas, y la mano no me obedecía. Mi hija Maria, que me había convocado para compartir la sesión, daba instrucciones a la modelo y yo sabía que su mano volaba sobre el papel. Me sentía incapaz de abarcar el cuerpo que tenía ante mis ojos y plasmarlo en un pequeño espacio de papel; unos papeles de color pardo claro que me traje del estudio de mi padre cuando murió. A él le encantaba dibujar desnudo. “Compartimos una sesión con una modelo mexicana, mientras oíamos el Concierto Fantástico, de Albéniz, que yo descubrí aquel día”, les expliqué a las dos, aunque una de ellas ya lo sabía y a la otra no le importaban los detalles. Maria puso música en el ordenador y para mi sorpresa sonó Hurricane, de Bob Dylan, y un álbum de Crosby, Stills, Nash & Young titulado So Far. La memoria es caprichosa. Busqué algo que pudiera hacer, para disimular mi falta de habilidad: detalles, gestos, caligrafías, trazos enérgicos, perfiles. Hice muchos torsos, con carboncillo, pastel blanco y un trapo para borrar, porque el conjunto, ya lo he dicho, estaba fuera de mis posibilidades. Pocas veces me he sentido tan inseguro, pero hicimos un receso y Maria y la modelo alabaron mis dibujos. “¡Esto es lo que quiero hacer yo y no me sale!”, dijo Maria, mientras yo pensaba exactamente lo mismo mirando sus bocetos, rápidos, seguros, personales, ¡y tan habilidosos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s