Una imagen y algo que no cuadra, si no fuera porque vaya si cuadra. Me refiero al cuadro de la pared, ¿es un garabato? ¡No!, es un sentimiento, es un Miró, pero a mí sigue pareciéndome un garabato. Es algo más que eso, es una obra de un artista que no distinguía entre poesía y pintura y nos legó un universo de imágenes poderosas, en un viaje regresivo hacia la infancia y, en consecuencia, hacia los orígenes del hombre. Lo consiguió, sin duda, pero yo sigo viendo, como mucho, al autor. El trazo es inconfundible. Un galerista con el que trabajé solía decir que lo único que le interesaba de un artista era el copyright, que se distinguiera su autoría desde lejos, cuanto más mejor; hasta ahí le había llevado su pasión por el arte contemporáneo. ¡Pero estamos hablando de Miró! Su valor es incuestionable. Tanta insistencia tiene un propósito, pero a mí sigue pareciéndome un garabato.

¿Tú sabes lo que vale? Ni idea.

A mí me gustan las Constelaciones y La masía, y El carnaval del arlequín, sobre todo El carnaval del arlequín, pero esto no. Y de Picasso, el Guernica y el Retrato de Gertrude Stein, pero los mosqueteros de su etapa de madurez, no. El Mata Mua, de Paul Gauguin, me parece una pintura naïf poco interesante y, sin embargo, parece ser la joya de la Colección Thyssen. No lo entiendo, porque tiene cosas estupendas, ¿por qué prendarse de esta pintura menor? Miguel Ángel antes de los treinta años había hecho La pietà y el David, y a los treinta y tres acometió el reto formidable de la Capilla Sixtina, a la que dedicó cuatro intensos años, ¿por qué tendríamos que esperar que todo lo que saliera de sus manos posteriormente estuviera a la misma altura? Los artistas no siempre evolucionan, algunos involucionan y la mayoría no saben dónde están.

Miro de nuevo la foto, la vestimenta, los gemelos, el barniz de la mesa, el bolígrafo, las cortinas, el marco de época y el garabato, porque es un garabato. ¿Se puede decir eso, hoy? Me temo que no. Hace tiempo que dejamos de ver las obras, deslumbrados por el brillo del autor.

De todas maneras, lo que más me gusta de la foto es el garabato. Es fresco, espontáneo, real, todo lo demás es impostado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s