0Z7A2241

El historiador Robert B. Havelock (Richmond, Virginia, 1933) afirma que una de las primeras cosas que aprendes con la madurez es que cuando crees que todos están equivocados y solo tú tienes la razón, es que probablemente seas tú el que va errado. Es una lección dura de digerir. Algunos nunca lo superan.

Luego, en la vejez, te das cuenta de que, efectivamente, ¡estaban todos equivocados!

Anuncios

porta de llull III

Estudio para un monumento: Puerta de Llull (acero cortén, pátina oxidada, 149x70x45 cm) es una escultura dentro de otra. La peana de acero muestra en su superficie una escena donde se presenta la Puerta de Llull en sus dimensiones ideales, con dos personajes que actúan como referencias de la escala propuesta por el artista, observándola.

porta de llull II (copia)

La obra invita al espectador a identificarse con cualquiera de ellos, a mirar con sus ojos y de esta manera habitar este escenario soñado.

El estudio de las proporciones de la Puerta de Llull merece un capítulo aparte. En esta breve descripción me limitaré a señalar que la referencia es el cubo; una forma geométrica que para al pensador mallorquín representa una verdad esencial.

 

de como nuestras colaboraciones desinteresadas acaban en manos interesadas

menina women together Maria

Llevo diez años intentando recuperar esta pintura, que formó parte de una exposición itinerante titulada Otras Meninas, ideada y gestionada por una organización sin ánimo de lucro llamada Women Together. La inauguración fue en el año 2002, en la Fundación Telefónica, en Madrid, con la reina Sofía amadrinando el evento. Luego, viajó por España y América, al menos eso creo, porque no tengo constancia directa de ello, excepto de una de sus primeras escalas, en Valencia, donde pude verla por última vez, muy bien colgada en la sala principal del lugar donde se exponía parte de la colección, acompañada de tres grandes litografías de Manolo Valdés.

Los artistas somos un colectivo generoso. Nos piden con mucha frecuencia que donemos o prestemos obra para causas humanitarias, subastas solidarias, reivindicaciones políticas y todo tipo de convocatorias culturales. Picasso, Tàpies, Miró, Guinovart y Frederic Amat lo han hecho, y en el caso de Amat es muy posible que siga haciéndolo.

El problema es que en la mayoría de los casos estas obras caen en manos inexpertas y frecuentemente son malversadas. Recuerdo que en una ocasión cedí una obra de un tamaño considerable para una subasta benéfica organizada en el Hospital de Sant Pau de Barcelona (se trataba de recaudar fondos para la investigación de una enfermedad rara); no pude asistir a la subasta y cuando quise saber qué había pasado con mi obra me contestaron que la organización se había disuelto después del evento y nadie respondía de los fondos depositados. Dónde fue a parar mi pintura es un misterio, pero no me extrañaría que esté ahora mismo colgada en el domicilio particular de uno de los organizadores.

No sería la primera vez. En otra ocasión, la subasta solidaria tenía que ver con los niños de la calle de la India, un drama cotidiano conmovedor. Realmente lo es. Después de la subasta, algunas pinturas que no habían alcanzado el precio de salida (lo pone el artista, ajustándolo todo lo posible) quedaron a merced de la organización, que se repartió algunas de las obras más atractivas al módico precio de cincuenta euros (es un decir, no tengo ni idea), con la excusa de que al menos ingresarían algunos euros más para la causa.

¿Dónde estará la pintura que encabeza esta crónica? ¿Almacenada en un rincón de un trastero de algún lugar remoto? ¿En casa de uno de los gestores de Women Together?

fotomontaje II
Homage to Isaac Albéniz and Francis Money-Coutts / fotomontaje

Supongamos que yo fuera mañana a la Galería de los Uffizi de Florencia, y supongamos que fueran allí lo suficientemente necios como para venderme La Sagrada Familia de Botticelli por 100.000 libras: ¿no se diría que he obtenido valor a cambio de mi dinero? ¿Cuál es entonces la diferencia si en lugar de honrar a un artista muerto comprando su obra ofrezco a un artista vivo la oportunidad de producir su obra?

Párrafo de una carta de Francis Money-Coutts, mecenas y amigo de Isaac Albéniz, a Rosina Jordana, esposa del compositor.

032 dibujo family 7 pers 2 meninasConfusión, exaltación, adrenalina, indignación, sobredosis de información. Poca reflexión. De verdad que he intentado pensar con serenidad, pero solo he conseguido apresurarme. Los de allí intentan explicarnos lo que pasa aquí, mientras que los de aquí no conseguimos explicar bien lo que nos está pasando. ¿Lo entendéis? Yo tampoco. Hace unos días nos entendíamos bien.

0Z7A5349

No sé que pintar, no sé que leer, no sé qué pensar; mientras tanto, pinto, leo y escribo. No sé qué quiero ser cuando sea mayor, pero mi hija, que es muy lista, me dice: “¡ya lo eres!”, lo que sea que soy.

después de Goya 1977
Después de Goya, 1977

Una de las características más notable de la política es su capacidad para vaciar de contenido la palabra legalidad. Si todos fuéramos ciudadanos ejemplares, firmes defensores de la ley, la esclavitud seguiría vigente y la mujeres no podrían votar, además de tener que pedir permiso a sus maridos para administrar su patrimonio y sacarse el pasaporte. A mi madre le pasó.