23 Albéniz tocando el piano con un grupo de amigos y familiares. Déodat de Séverac está detrás suyo. Niza 1905

Siempre me resulta difícil definir Suite Albéniz y el jueves, caminando con Justo Romero por el antiguo cauce del Turia -una de las actuaciones urbanísticas más brillantes que he visto en mi vida-, entendí que es un libro sobre Albéniz, escrito desde la óptica de un familiar directo pero, sobre todo, de un colega, aunque profesemos disciplinas diferentes. A partir de esas premisas, mi intención última es hacer literatura. Qué significa eso es otra cuestión, pero esta mañana ya he tenido suficiente con definir una cosa. ¡No doy para más! Parece una cosa menor, pero para mí ha sido todo un descubrimiento.

También me traje de la caminata un amigo y los nombres de Esteban Sánchez y Rafael Orozco. Luego he leído que Daniel Baremboim, a la pregunta de cuándo grabaría la Suite Iberia, respondió que después de escuchar la de Esteban Sánchez poco le quedaba por añadir. Mientras escribo estas líneas escucho Chants d’Espagne por Rafael Orozco (“gallina de piel”, que diría Johan Cruyff)), que por lo visto también gozaba de la admiración de Baremboim.

La cultura en un pañuelo, en este caso de una calidad prodigiosa. En esta foto, de 1905, está Albéniz al piano rodeado de amigos, entre otros Déodat de Séverac y Paul Dukas.

Suite Albeniz2-2-2

Clemente Pianos y editorial Turner le invitan a la presentación del libro

Suite Albéniz
de Alfonso Alzamora

Presentará el acto Justo Romero, escritor, crítico y musicólogo,
acompañado por el autor y el pianista Claudio Carbó,
que interpretará Granada, Sevilla y El Albaicín.

Jueves, 9 de mayo de 2019, a les 19h.
Clemente Pianos
Av. del Mestre Rodrigo, 3
46015 Valencia

Francis Burdett Thomas Money Coutts, V Barón de Latymer, nació en 1852 y murió el 8 de junio de 1923. Graduado en Cambridge, poeta y accionista en el Coutts & Coutts Bank, fue mecenas, amigo y el autor de los textos de casi todas las óperas y canciones de Isaac Albéniz.

El 13 de junio de 1889 Albéniz actuó en la Prince´s Hall de Londres con un éxito extraordinario y la prensa habló de un “verdadero alarde de maestría”. A partir de este momento se le abren las puertas del Reino Unido, hasta el punto de fijar su residencia en Londres, entre 1890 y 1893.

Poco tiempo después, el 26 de junio de 1890, suscribe con el empresario teatral londinense Henry Lowenfeld (de origen polaco, había fundado el Universal Stock Exchange, en 1865, y su asociación con la cerveza sin alcohol Kops’ Ale le había proporcionado una fortuna), en este momento director artístico del Lyric Theatre, un contrato de colaboración profesional que ha pasado a la historia con el desafortunado nombre de “Pacto de Fausto”. El acuerdo estipulaba que Albéniz cedía a Lowenfeld el control de todas sus obras y de sus servicios como compositor y músico durante un tiempo determinado. Como contrapartida, el empresario se comprometía a adelantar a Albéniz cuanto dinero necesitara para sus gastos personales, así como a cuidar y promocionar sus intereses.

Este contrato se mantuvo vigente hasta 1893, en que fue derogado por otro que Albéniz suscribió con Money Coutts, con el acuerdo de Lowenfeld, quien percibió del banquero la cantidad de 6.000 libras esterlinas como compensación por renunciar al contrato de 1890 y ajustarse a las condiciones del nuevo. El acuerdo era por diez años. Un año más tarde, el 23 de junio de 1894, Lowenfeld renuncia a su parte a cambio de una indemnización de otras 1.500 libras esterlinas de Money Coutts, que queda como gerente único.

Las condiciones, tanto profesionales como personales, cambiaron notablemente. Es legendaria la enorme generosidad, libertad y afecto que Money-Coutts profesó a Albéniz. A pesar de lo convenido, éste siguió trabajando en proyectos y obras completamente al margen de los intereses de Money Coutts, que jamás invocó los derechos que le confería el acuerdo y que propició que Albéniz y su familia disfrutaran una holgura económica absolutamente inusitada en los músicos de la época.

Fruto de esta fértil colaboración son los ciclos de canciones To Nellie (nombre con el que Money Coutts llamaba a su esposa) y Six songs, la ópera Henry Clifford o la comedia lírica Pepita Jiménez, así como la ambiciosa trilogía operística titulada King Arthur. Merlin es la primera parte, Launcelot (inacabada) la segunda y Guenevere la tercera, ésta última sólo esbozada.

Este perfil del poeta y banquero inglés es de Justo Romero, de su libro Albéniz: Obra completa. Lo único que he añadido es la vinculación de Lowenfeld con la cerveza sin alcohol Kops’ Ale; hasta ahora estaba convencido de que este producto light era un invento reciente.